Un paseo por Sevilla

Son tantas las veces que he visitado esta ciudad que podría haceros mil rutas distintas. Así que os voy a contar mi última visita a la capital Andaluza el pasado sábado aprovechando la visita de unas amigas mallorquinas.

Sevilla enamora a cada paso y ellas quedaron prendadas de la magia y la belleza de esta ciudad, al igual que yo después de mil veces. Un recorrido por la rica arquitectura de esta ciudad acompañado como no, de un buen tapeo y unas “copillas” como buena andaluza que soy. Había que aprovechar esos 18 grados en pleno mes de enero que no todo el mundo puede disfrutar.

Empecé mi día dando un paseo por una de las plazas, bajo mi punto de vista, más bonitas de Europa, Plaza de España. La cuál cuenta con azulejos representativos de todas las capitales de España. Si queréis contemplarla de una forma distinta y agradable, os aconsejo el paseo en barca que por 6-10€ podéis disfrutarlo entre 35 min y 1h 10 min respectivamente.

Plaza de España

Seguimos paseando por el parque María Luisa para salir hacía el río. Con el calor que hacía no pudimos resistirnos a tomar una fresquita Cruzcampo en uno de los quioscos que hay junto al Guadalquivir.

Tomando algo junto al Guadalquivir

Después de este pequeño break para recuperar energía seguimos nuestra ruta a lo largo del río donde topamos con la Torre del Oro.

Esta pequeña y bonita torre recibe ese nombre por el resplandor dorado que desprendía cuando la iluminaba la luz del sol. Esto era producido por los materiales con la que estaba revestida antiguamente: mortero de cal y paja prensada.

Ya nos fue entrando el hambre, así que decidimos adentrarnos en el barrio de Triana cruzando el Puente de Isabel II, o más conocido como el Puente de Triana.

Además de conectar el centro de Sevilla con el barrio de Triana, desde este puente puedes disfrutar de unas preciosas vistas con la Torre del Oro como protagonista.

Tal y como entras en Triana, ya sientes la vida que hay en sus calles. Uno de los barrios con más solera y encanto por los que he caminado. A tu paso por Triana te encontrarás muchísimos bares de tapas con mucho ambiente en sus terrazas. Pero como a mí me gusta callejear un poco, llegamos hasta el Bar Cibeles II, en la calle Justino Matute.

La entrada prácticamente pasa desapercibida, pero la parte de atrás da a un patio de vecinos donde puedes tapear al fresquito. Se podría decir que es un bar muy “de barrio”, donde te atienden con mucha simpatía y donde puedes comer auténticos “platazos” por muy poco! Aquí tenéis una muestra de como nos pusimos:

Empezamos con unas típicas patatas Ali-oli, los boqueronesfrescos y buenísimos y las croquetas no sabría decirte cuáles estaban más sabrosas, si las de puchero o las de marisco!

Lo que no te puedes perder si vienes al Cibeles II, son sus famosos Serranitos. Un plato combinado de pollo empanado con ali-oli, jamón serrano, tomate pimiento frito, huevo frito (o tortilla francesa) acompañado con patatas fritas caseras. En la foto no se aprecia pero el plato era gigante. Lo aconsejo para compartir…y el precio mejor no os lo digo porque no os lo creeríais!

Después de comer decidimos hacer parada para un café, como no junto al río de nuevo. Por esa zona hay muchos locales con muy buen ambiente, pero os cuento mi preferido. Justo cruzando el Puente de Triana en dirección centro, encuentras a la izquierda una terraza llamada Sojo (junto al mercado Lonja del Barranco)Un bar con terraza y buena música a las orillas del Guadalquivir donde puedes degustar muy buenos cócteles. Para los que prefieran algo sin alcohol les recomiendo los smoothies de frutas, están buenísimos! También si te gusta fumar, tienen servicio de Shishas.

La verdad que es un sitio muy cool en contraste con la tradicional Triana, pero si quieres buen ambiente sin aglomeraciones este es un sitio idóneo, además las vistas son maravillosas!!

Tras un poco de relax, seguimos haciendo turismo y nos adentramos en el barrio de la Cruz y rodeamos sus calles y la espectacular catedral. La catedral Gótica cristiana con más superficie del mundo, donde también se encuentra la famosa Giralda. Esta torre y campanario de la catedral construida por los almohades en el siglo XII, es uno de los emblemas de la ciudad. Su visita es indispensable si pasas por aquí. Los domingos es entrada libre!

Aprovechando que estaba a punto de caer el sol y como el día va de vistas, decidimos que lo mejor esa visualizar la catedral desde algún mirador. Para mí, el mejor sin lugar a duda si lo que quieres es tomar algo prácticamente al lado de la Giralda, es la terraza del hotel EME Sevilla.

Sinceramente creo que mejor que os lo cuente, os dejo que lo visualicéis.

Y con estas capturas que sin lugar a dudas, no tienen comparación con una vista en directo, me despido. Espero que os hayan gustado mis consejos y os entre ganas de venir a respirar este aire, que como dice la canción, Sevilla tiene un color especial….y para mí, un olor…un sabor…. Hasta pronto Sevilla!!!

sevillaNoche11
Vistas a la Giralda de noche desde el hoetl EME

Esta entrada tiene 0 comentarios

  1. Me encanta el post!!!!las fotos son preciosas y describes de una manera muy cercana y agradable a la preciosa Sevilla!sigue con este bloc que es muy chulo!!

  2. Que bonito maria!! Te lo has currado muchisimo, m’encanta!! Te apoyo con lo que maria dice. Sigue con este bloc! Es superrrrr 😀 y gracias por hacernos esta visita y ruta turistica jejejej me lo pase genial! Te mando muchos besitos ❤

    1. Muchas gracias !! Ójala tengamos la oportunidad de más días así! 🙂

Deja un comentario

Menú de cierre