Ruta de fin de semana Costa Brava + Sur de Francia

Era mi último fin de semana en Barcelona y me moría de la pena…:(

Una amiga para animarme me dijo, “venga, vámonos de escapada!”  Así que como se suele decir cogimos carretera y manta.

Queríamos llegar hasta Francia y ver algunos pueblecitos del sur, y yo tenía muchas ganas de conocer Cadaqués, por lo que diseñamos la siguiente ruta:

  1. Roses

  2. Cadaqués

  3. Carcassone

  4. Perpiñan

  5. Lago de Bañoles

Ruta Costa Brava - Sur de Francia

Aunque parezca que fuimos a demasiados sitios en tampoco tiempo, el viaje fue muy relajado. Por lo que si quieres desconectar un fin de semana del bullicio de Barcelona, esta escapada es muy recomendable.

Cadaqués

Salimos el viernes por la tarde y regresamos el domingo. La primera parada fue en Roses, no por nada en especial, pero el alojamiento era mucho más barato aquí que en Cadaqués y estaba a tan solo 15 km, aunque al ser una carretera llena de curvas se tarda en llegar casi 40 minutos.

ROSES

Barcelona - Roses

Cuando llegamos a Roses era ya prácticamente de noche, nuestro apartamento estaba justo en el centro, por lo que nos duchamos y salimos a cenar por el pueblo (Te dejo aquí 15€ de descuento en booking.com para tus próximas escapadas). Roses en un pueblo muy turístico pero está enfocado para turismo extranjero por lo que a las 22h casi todos los restaurantes tenían cerrada ya la cocina. En un bar nos pudieron atender pero tuvimos que comer rápido porque cuando estábamos terminando empezaron a recoger por lo que prácticamente nos estaban echando.

Como cenamos muy rápido nos fuimos a tomar algo porque queríamos disfrutar tranquilas en un sitio. Así que nos recomendaron un pub en la playa, que la verdad era muy chulo tenía muy buen ambiente, buena música y buenos cocteles y no muy caros. Se llamaba “Ona Roses Beach Bar”. Al final nos dieron las 3 de la mañana cotorreando y cantando y bailando canciones que nos motivaban como si no hubiera un mañana, jeje.

CADAQUÉS

Roses - Cadaqués
Roses - Cadaqués

Cuando nos levantamos el sábado por la mañana, tomamos un buen desayuno para coger energías en Roses y partimos hacía Cadaqués, que aunque está cerca,con tanta curva se hace un poco largo. Si eres propenso al mareo conduce con precaución.

Llegamos sobre las 11:30 y aparcamos en una zona cercana al centro, que es donde ponen el Mercadillo semanal (los lunes), pero que cuando no hay mercado  se puede aparcar.

Bajamos hacía el paseo y empezamos a andar alrededor de las calitas de agua cristalina. A cada 20m nos queríamos parar a contemplar el paisaje, ya que era preciosa las vistas del pueblo a medida que te ibas alejando y también había muchos sitios donde pararte a mirar el horizonte y escuchar el sonido de la naturaleza. Cadaqués es un sitio ideal para desconectar!

A la vuelta nos sentamos a tomar algo frente al puerto. Dos Coca Colas, pan de cristal con tomate y una tapa de tortilla (que por el tamaño y por el precio era más ración que tapa fueron unos 15€ entre las dos)

A la vuelta nos sentamos a tomar algo frente al puerto para reponer fuerzas mientras disfrutábamos de la preciosa vista de este pueblo con tanto encanto. 

Dos Coca Colas, pan de cristal con tomate y una tapa de tortilla (que por el tamaño y por el precio era más ración que tapa fueron unos 15€ entre las dos)

Reponiendo fueras en cadaqués

Luego nos fuimos a pasear por las callejuelas y quedé totalmente prendada con la belleza de este pueblo…todo tan blanco, transmitía tanta paz! Las casitas estaban súper bien cuidadas y decoradas con todo tipo de flores. Una duda que me surgió era como debieron hacer las mudanzas allí o como hacen la compra, porque las calles son súper estrechas donde no caben coches y con cuestas súper empinadas…sí alguien es de Cadaqués o conoce a alguien que viva allí por favor que me resuelva la duda 😀.

Después de un largo paseo, sobre las 14h iniciamos la ruta hasta Carcassone.

CARCASSONE

Cadaqués - Carcassone
Cadaqués - Carcassone

El Peaje desde la frontera a Carcassone nos costó unos 9.50€.

Llegamos a Carcassone y aparcamos en un parking enorme gratuito que hay justo en la ladera de la muralla. Cuando entras en el pueblo y continuas por la carretera principal, digamos que está a la izquierda cuando ya visualizas la muralla de cerca.

Muralla de Carcassone

Carcassone creo que fue el lugar que más me sorprendió de toda la escapada. Partiendo de la base que yo siempre me había pensado que la muralla era un castillo, cuando atravesé una de las puertas de la muralla y me introduje en esas callejuelas de pueblo medieval, literalmente me transporté a otra época. El pueblo está súper bien cuidado y todo está enfocado al estilo medieval. No hay ninguna parte dentro de la muralla que salga de tono.

Después de las 2h y cuarto de camino en coche teníamos el estómago vacío e hipnotizada por ese olor que desprendían todas las creperías que abundaban por sus calles no pude resistirme.

Así que nos pedimos nuestro crep y seguimos deambulando por las calles para no perdernos nada!

Creperia en Carcassonne

Después de ver todas esas calles tan bonitas que veis arriba, llegamos a la zona de la muralla que se ha hecho tan famosa este año por sus circunferencias amarillas pintadas en su muro. Se pintaron para rememorar el 20 aniversario de la ciudad desde que fue nombrada Patrimonio de la UNESCO. Es una obra temporal llamada “círculos concéntricos excéntricos” y solo estará hasta septiembre. Y menos mal, porque desde mi humilde opinión, muy guay para la foto pero hace perder todo el encanto del lugar.

img_4205
Círculos concéntricos-escéntricos

También visitamos una Catedral gótica muy bonita y volvimos a perdernos por las calles y acabamos en un lateral que tiene vistas a la ciudad “real” de Carcassone. La cual aparte de la muralla y el pueblo medieval interior tiene poco más que ofrecer, aunque seguramente en una tarde nos perdiéramos cosas.

Cuando ya empezaba a atardecer decidimos poner rumbo hacia Perpiñán para que no se nos cayera la noche encima.

PERPIÑAN

Cracassone - Perpiñan
Carcassone - Perpiñan

A Perpiñan íbamos básicamente a pasar la noche y así aprovechar la mañana visitando la ciudad antes de poner rumbo de nuevo hacía Barcelona.

Nos alojamos en el Ibis Budget Perpignan Centre, un hotel muy práctico para lo que suelo hacer yo en los hoteles cuando voy de viaje: ducharme y dormir. Yo Suelo aprovechar mucho las estancias en estos hoteles porque son bastante económicas, recibiendo un buen servicio. Os dejo un descuento de 15€ en Booking.com para vuestras próximas vacaciones.

El hotel estaba muy céntrico y nada más llegar nos encantó el ambiente. La Avenue Maréchal Leclerc estaba llena de bares de tapas, ambientados con música muy española y casi todo el mundo hablaba español (no me extraño ya que Perpiñán se encuentra a menos de una hora de la frontera con España).

Nos duchamos a toda prisa y nos paramos a cenar en un bar que se llama “Ben Aquí”, tenía tapas muy buenas  a muy buen precio y ahí probamos uno de los mejores blancos que he probado, “chambre d’amour”.

Ben aquí

Nos duchamos a toda prisa y nos paramos a cenar en un bar que se llama “Ben Aquí”, tenía tapas muy buenas  a muy buen precio y ahí probamos uno de los mejores blancos que he probado, “chambre d’amour”. 

El nombre del vino no puede ser más apropiado para una cena romántica, ¿No creís? jeje

A la mañana siguiente, nos despertamos y después de hacer el check out y dejar las maletas, nos dispusimos  a buscar un sitio para desayunar. Hay que decir que al igual que había mucho ambiente el sábado noche, el domingo la ciudad estaba muerta y nada abierto ni siquiera para desayunar! Nos costó encontrar un sitio pero finalmente encontramos un mercado con distintos puestos de comida donde pudimos pedir un café y una tostada.

Desayuno en Perpignan
Castillet de Perpignan

Después de eso dimos un paseo por la ciudad. Paseamos por el río llegando hasta el Castillet, seguimos paseando por sus preciosas calles hasta la catedral, para terminar en el Palacio de los Reyes de Mallorca. Toda la fortaleza y ciutadella que rodea al palacio es de entrada gratuita pero el palacio es de pago. En el trayecto desde la catedral hasta este Palacio, vimos otro Perpiñán, muy sucio, mugriento y solitario. Hay que tener cuidado porque no nos alejamos del centro y esa parte no la recomiendo.

Durante todo el día habiamos visto por las calles mucha gente vestida con camisetas de rayas verticales rojas y amarillas y banderas del mismo color. Yo, inocente de mí, pensaba que era alguna manifestación independentista. Todos estos meses en Cataluña me han afectado demasiado jeje. Lo cierto es que jugaba el equipo de Rugbi de Perpiñán el cual lleva esa equipación.

Volvimos a pasar por el mercado donde esa misma mañana habíamos desayunado y había un ambientazo. Por lo que decidimos quedarnos a picar algo antes de partir hacia Barcelona.

img_4640
Perpignan

LAGO DI BAGNOLES

Peaje Girona (volviendo de Francia) 8,15€

Perpiñan - Lago de Bañolas
Perpiñan - Lago de Bañolas

Última parada antes de llegar a Barcelona. Teníamos que hacer una parada a mitad de camino y elegí este lugar. Ya había estado por lo que para mí no fue una sorpresa en aquella ocasión. Su paisaje increíble y el ambiente de lugar transmite una paz…de esos lugares donde siempre encuentras un momento idóneo para volver…pues eso, por eso volví!  El lago es de agua súper transparente y hay un bar en uno de sus laterales donde puedes tomarte algo a la vez que bajas a nadar. Si estáis por Barcelona y queréis desconectar de la gran ciudad, no dudéis en venir aquí. Está a tan solo 121 km de Barcelona, en 1h y media estás allí.

En definitiva, tanto la Costa Brava como el sur de Francia, tiene mucho que ofrecer y nos quedamos con ganas de más! Pero para ser solamente un fin de semana, lo aprovechamos bastante.

Espero que os haya gustado y si os animáis no dudéis en preguntarme cualquier duda! Hasta el próximo post! 🙂.

Deja un comentario

Menú de cierre