Día 1: Jerusalén, la ciudad Santa

Primer día en Jerusalén

Día 1: jerusalén. El primer día de nuestro viaje por Israel y Jordania empezó por Jerusalem. Llegamos al aeropuerto de Tel Aviv con vuelo directo desde Barcelona. La compañía Vueling opera esta ruta todos los días de la semana, exceptuando el viernes y son bastante económicos.

Nuestro vuelo llegó al aeropuerto Ben Gurión de Tel Aviv sobre las 4:15, duró unas 4h y hay que tener en cuenta que allí es 1 hora más que en España. Salimos y nos dispusimos a coger el bus número 485 que se encuentra a la salida del aeropuerto. Cuesta 16 ILS = 4€ aproximadamente y tarda unos 45 minutos ya que Jerusalén se encuentra a tan solo 45 km del aeropuerto Ben Gurión.

El bus sale a cada hora y es una opción rápida y económica pero también existen otras opciones de llegar a Jerusalén y Tel Aviv desde el aeropuerto. El tren, apenas inaugurado en 2018, muy nuevo y rápido, los taxis compartidos (furgonetas pequeñas que salen cuando se van llenando) Nosotras preguntamos y costaba como unos 60 ILS (14€ por personas). Otra opción es un taxi, que si vais en grupo os puede compensar para no esperar. Hasta Jerusalén el precio es de unos 280 ILS (65€).

Para Bus Aeropuerto - Jerusalén

El Bus nos dejó en la Jesusalem Central Bus Station. Eran casi las 6 de la mañana y estaba amaneciendo, por lo que nos dispusimos a ir andando hacía nuestro hostel que estaba a tan solo 20 minutos. Cuando llegamos, nuestra habitación no estaba disponible. Así que decidimos cambiarnos de ropa para ponernos cómodas, dejamos las maletas y empezar nuestra ruta por la Old city.

Nuestro hostal se encontraba a 15 minutos andando de la Old city de Jerusalén así que fuimos en dirección de Jaffa Gate, ya que era la entrada más cercana. Nada más entrar hay una oficina de turismo dónde te dan mapas y muy amablemente te indican los puntos más importantes que visitar.

Muro de las lamentaciones

Nos fuimos directas hacía la Explanada de las Mezquitas, ya que el acceso es limitado y no queríamos encontrarnos a tanta gente. Cruzamos las calles casi desérticas del zoco donde los negocios se encontraban aún cerrados y llegamos al Western Wall o Muro de las lamentaciones, que al contrario del resto de la ciudad estaba llenísimo de gente a pesar de ser aún temprano. Allí contemplamos los rezos de los judíos en el lugar más sagrado para ellos. La energía que se vive en ese lugar es totalmente indescriptible.

Para acceder a este lugar, has de pasar un control dónde te escanean el bolso y todo lo que lleves. Los israelitas están bastante obsesionados con el tema de la seguridad. Además, recuerda que si vas en tirantes tienes que taparte los hombros. Si no tienes nada, no te preocupes porque a la entrada hay unas señoras que te facilitan uno y que lo tienes que devolver a la salida.

Después de llevarnos un rato contemplando ese lugar tan magnifico, nos dirigimos hacía el control de la parte derecha del muro y que da acceso a la Explanada de las Mezquitas. Si este es un lugar que quieres visitar si o si en tu visita a Jerusalén tienes que tener en cuenta que no puedes acceder en cualquier momento. Los días y horarios de apertura son los siguientes:

Horario acceso Explanada de las Mezquitas

Como veis los horarios son muy reducidos y ni el viernes ni el sábado podrás tener acceso.  ¿Por qué sucede esto? Por el Shabat, el día sagrado de los judíos (más del 75% de la población práctica esta religión) y comprende desde el atardecer del viernes al atardecer del sábado. Es muy importante que lo tengáis en cuenta a la hora de planificar vuestro viaje a Israel porque en Shabat no funciona prácticamente nada en el país y puedes tener problemas hasta para encontrar transporte para volver a tu hotel.

Si visitas Jerusalén durante el Shabat, te puedo aconsejar:

  • Perderte por las calles de la Old city
  • Visitar el muro de las lamentaciones o Western Wall
  • Comer en restaurantes árabes
  • Ver el atardecer desde el Monte de los Olivos
  • Piensa que no podrás acceder a la mayoría de atracciones turísticas

Y tras unos 30 minutos de espera por fin pudimos acceder a la Explanada de las Mezquitas o Monte del Templo. Desde que pasas el control hasta llegar a la entrada pasas por un puente de madera desde dónde puedes observar el muro de las lamentaciones a vista de Drone. Si desde abajo impresionaba, desde arriba os puedo asegurar impresiona mucho más ver todas las personas rezando al unísono junto a ese muro.

A la entrada de la explanada te está esperando un señor para darte unas prendas para taparte. No puedes acceder ni con pantalón corto ni con manga corta. Empezamos a adentrarnos y lo primero que vimos a la derecha fue la Mezquita de Al-Aqsa con su cúpula plateada, pero tenía tantas ganas de ver la cúpula de la Roca que no pude evitar pasar de largo y seguir adelante. Cogimos el camino de la izquierda y ahí estaba brillando en el fondo la Cúpula de la Roca. Es uno de los símbolos de la ciudad de Jerusalén y ¡no es para menos! Os puedo decir que es uno de los edificios más bonitos que he visto. Y a pesar de ser un lugar de conflicto religioso, la paz que trasmite ese lugar te invade.

Explanada de las Mezquitas

La roca que hay bajo la cúpula es la piedra desde dónde Mahoma ascendió a los cielos. Es el tercer lugar más sagrado para los musulmanes después de la Meca y Medina.

Es el lugar desde dónde Abraham estuvo a punto de sacrificar a su hijo Isaac por orden de dios. El islam coincide con esta versión, pero en lugar de Isaac, dice que al que estuvo a punto de sacrificar fue a su primogénito Ismael. Al oeste de la explanada se encuentra el Muro de las lamentaciones o Western Wall que es la única parte que queda del templo que construyeron los judíos y que hoy en día es el lugar más sagrado para esta religión y hasta dónde miles de judíos peregrinan para hacer sus plegarias.

Cuando salimos de la explanada de las mezquitas nos dirigimos de nuevo hasta la Old city para comer algo, habíamos desayunado en el aeropuerto a las 5 de la mañana y estábamos muerta de hambre. Comer dentro de la muralla no es tan económico. Un plato de falafel, otro de humus y dos refrescos fueron unos 40 ILS = 10€. Más tarde comimos fuera de la muralla y nos costó como tres veces menos.

Después de comer nos dirigimos hacía Jaffa Gate para comenzar un FREE TOUR por la Ciudad Vieja. Siempre me gusta hacer estos tours para conocer la historia del lugar y en una ciudad como Jerusalén ¡es un delito no hacerlo! Recorrer esas calles y sitios de los que has escuchado hablar desde pequeña, seas religioso o no es muy emocionante.

Almuerzo dentro de la Ciudad Vieja

El tour terminó cerca del Santo Sepulcro así que entré a verlo. Este lugar es dónde según los evangelios Jesús Resucitó y en medio de la iglesia se encuentra el Sepulcro, que ha sido lugar de peregrinación durante siglos para el cristianismo. Es el lugar junto al muro de las lamentaciones más frecuentado y si quieres entrar a ver el Santo Sepulcro prepárate para un buen rato de cola. El horario del Santo sepulcro es de las 5 de la mañana hasta las 20h en verano y desde octubre hasta marzo hasta las 19h. Independiente mente de que seas creyente o no, la Iglesia del Santo Sepulcro es súper bonita y es un lugar dónde se palpa la energía.

Cuando salimos del Santo Sepulcro nos dirigimos hasta la Tumba de David, lugar de rezo para los judíos dónde justo al lado se encuentra el lugar dónde se celebró la Santa Cena. Este lugar fue bastante decepcionante porque es una habitación vacía y no tiene nada en referencia a este hecho.

Lugar dónde se celebró la Sagrada Cena

Eran las 17h y nos dirigimos hacía el Monte de Los Olivos. Me habían dicho que el atardecer allí era precioso, pero decidimos ir ya porque en cansancio empezaba a hacer mella. Fuimos andando y de camino nos paramos en el Huerto de los Olivos dónde según los evangelios fue donde Judas traicionó a Jesús. Junto al huerto está la Basílica de Getsemaní. Dentro de ella se encuentra una roca dónde se dice que es dónde Jesús oró justo antes de ser arrestado, después de celebrar la Sagrada Cena.

Seguimos subiendo y aunque con el calor se hace un poco pesado, las vistas merecen mucho la pena. Desde arriba del monte puedes observar toda la Ciudad Vieja con la predominante cúpula dorada del Dome of the Rock.

Vista de la Ciudad Vieja desde el Monte de los Olivos

Después de un rato bajamos hacía la Ciudad Vieja y entramos desde la entrada más cercana que es Lion’s Gate o Puerta de los leones. Esa calle es el inicio de la Vía Dolorosa, así que hicimos el camino completo por la Vía Dolorosa hasta el Santo Sepulcro, pasando por todas las estaciones que hizo Jesús hasta su llegada al Templo.

Ya eran casi las 7, así que nos dispusimos a comer algo y volver al Hostel. Al día siguiente íbamos hacía el sur a cruzar la frontera hacía Jordania y ¡había que madrugar! Si quieres información sobre el cruce de fronteras entre estos dos países, pincha aquí.

En el próximo post os contaré la primera toma de contacto con un país que me robó el corazón, JORDANIA.

Deja un comentario

Menú de cierre