Día 2: Noche en el desierto de Wadi Rum

Desierto de Wadi Rum

Sin duda, una de las experiencias más inolvidables que puedes vivir en Jordania es pasar un día en el desierto y dormir en un campamento beduino de Wadi Rum. Sentir de cerca lo que es la vida en el desierto, sus costumbres y tradiciones. ¿Cómo cruzar la frontera desde Israel a Jordania? ¿Cómo llegar a Wadi Rum? ¿Dónde quedarse? ¿Dónde comer? ¿Qué ver en Wadi Rum? ¡Te lo cuento todo esto y más en este post!

En nuestro segundo día en Israel también nos tocó madrugar, esta vez porque nos cambiábamos de país, ¡Jordania nos esperaba! Y lo hacíamos a lo grande ya que lo primero que visitaríamos sería el desierto de Wadi Rum. Iba a ser mi primera vez en el desierto y ese día iba a ser muy intenso…

A las 6:15am fuimos hacia La Estación Central de Jerusalén para coger el bus hacia Eilat, la ciudad del sur de Israel dónde se encuentra una de las fronteras entre Israel y Jordania. Si quieres saber toda la información sobre el cruce de frontera entre Israel y Jordania o viceversa, no te pierdas ese post pinchando aquí.

¿Cómo llegar a Wadi Rum desde la frontera de Aqaba?

Después de todos los trámites en las fronteras, ¡ya estábamos en Jordania! El pueblo que está pegado a la frontera es Aqaba pero está un poco apartado por lo que cogimos un taxi para ir hasta Wadi Rum. Habíamos contactado previamente con el taxista, pero al salir vimos que había muchos más taxis libres. Nos costó 40 JD = 50€ aprox.

El trayecto desde Aqaba hasta Wadi Rum duró casi una hora y ya nos dimos cuenta de la esencia y la magia de ese país, carreteras en medio de un desierto dónde te encontrabas camellos totalmente en libertad y dónde se perdían montañas en el horizonte…no paraba de alucinar de la belleza de esos paisajes.

¿Dónde quedarse en Wadi Rum?

Llegamos al Wadi Rum Visitors Centre y allí nos estaba esperando nuestro contacto de Jamal Rum Camp, nuestro alojamiento para esa noche en el desierto y que habíamos reservado previamente a través de Booking.com por 18 JD (22€). Para entrar en Wadi Rum has de enseñar tu Jordan Pass, si no la tienes el precio es de 5JD. Justo allí había varias tiendas y nos compramos un par de pañuelos beduinos para protegernos del polvo. Y ya por fin nos montamos en nuestro 4×4 para dirigirnos a nuestro campamento.

De camino le preguntamos si podíamos comer algo en el campamento y nos dijo que sin problemas. Cuando llegamos nos recibieron muy amables y con mucha alegría. Nos dieron la llave de la habitación y nos preguntaron si queríamos comer en el campamento o en el desierto y elegimos la segunda opción, ¡estábamos deseando adentrarnos en él!

Dejamos las maletas y pudimos comprobar que la cabaña estaba bastante limpia, teníamos baño privado. Me gustó mucho la localización de este campamento en el desierto ya que de camino pudimos ver otros campamentos de beduinos que estaban muy cercanos a la carretera o muy cerca unos de otros. Este estaba totalmente en medio de la nada y eso me hacía sentir mucho más que estaba totalmente en el desierto.

Jamal Rum Camp, campamento beduino en Wadi Rum

Antes de llegar ya habíamos concretado con ellos una ruta 4×4, así que a eso de las 14h empezamos nuestra ruta por el desierto de Wadi Rum. Nos sentamos en la parte de arriba del 4×4 ya que tenía un banco a cada lado y la sensación del movimiento esquivando las dunas junto con la velocidad, y el viento dándote en la cara te hacía sentir ¡totalmente libre! Pasados unos minutos hicimos nuestra primera parada para comer junto a unas inmensas rocas, nos habían preparado arroz con pollo, pan de pita y dos yogures. La verdad que no preguntaron y yo no como carne, pero el arroz y el pan estaba muy bueno.

Cuando terminamos de comer volvimos a subirnos al 4×4 y retomar la marcha.

Escursión 4x4 en Wadi Rum

¿Qué ver en Wadi Rum?

Uadi Rum o Wadi Rum es el desierto más grande de Jordania. Pero no es un desierto convencional de dunas, sino que además cuenta con multitud de enormes rocas y de muy diversas formas, representaciones en la roca de la época nabatea y es un desierto con mucha historia ya que fue el centro de operaciones de Lawrence de Arabia durante la rebelión árabe a principios del siglo XX. Quizás por todo ello fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 2011. Te cuento la ruta que hicimos en nuestro 4×4:

La primera parada, como ya os he contado fue para comer. Nos sentamos junto a unas rocas inmensas con una mezcla de colores marrones y cobrizos preciosa. Te sentías súper pequeña junto a esas rocas gigantes.

Desierto de Wadi Rum
Almuerzo en Wadi Rum

La segunda parada que hicimos en nuestra excursión en 4×4 fue en las Red Sand Dunes. Unas dunas en el que predominaba la arena rojiza característica de este desierto.  Estando ahí entiendes porque para la película Marte protagonizada por Matt Damon, eligieron este escenario como representación de ese planeta.

Red Sand Dunes, Wadi Rum
Khazali Canyon, Wadi Rum

De camino a nuestra tercera parada, pasamos por Kazhali Canyon, pero había mucha gente en la entrada así que decidimos no pararnos. Proseguimos la marcha y ¡yo no paraba de alucinar con los paisajes que estaba viendo! Cuando nos paramos, lo hicimos junto a una roca con forma de Seta, el Mushroom Rock. En Wadi Rum es habitual ver formaciones rocosas con formas extrañas. Esta es uno de los atractivos de este desierto.

Mushrom Rock, Wadi Rum

La siguiente parada, la cuarta, fue en el famoso Um Frouth Rock Bridge. Esta roca fracturada con forma de puente. Es uno de los puntos más frecuentados del desierto, y la gente se suele subir hasta arriba del “puente” para ver las vistas y hacerse la foto. Y allí que fui yo, lo que no sabía era que el acceso era una ladera de roca sin ningún apoyo. Si subir de hizo un poco difícil, bajar fue mucho peor. A la difícil bajada por la ladera, se le sumó la altura, por lo que daba un poco de vértigo. Aun así, aconsejo a quién no tenga vértigo a intentarlo. Es fantástico poder ver la vista de este desierto desde las alturas.

La quinta parada la hicimos en unas formaciones rocosas, desde la que se veía un paisaje espectacular de Wadi Rum. No recuerdo muy bien que era, pero el paisaje era brutal.

Desierto de Wadi Rum

La Sexta parada, fue en Alameleh Inscription. Un lugar dónde hay unas representaciones de caravanas de camellos en la roca de la época nabatea. Inscripciones como estas hay por todo el desierto, pero esta es una de las más famosas.

Alamaleh Inscriptions
Alameleh Inscriptions

Séptima parada, fue en un mirador en medio de una especia de canyon en Siq Um al Tawaqui dónde las vistas eran espectaculares. Ya se estaba acercando el atardecer y el desierto empezaba a adquirir un color precioso. 

Mirador Sim Um Al Tawaqui

Muy cerca estaba Lawrence’s Spring, dónde vimos la cara de Lawrence de Arabia esculpida en la roca. También había otra otra cara que pertenecía al príncipe Faisal Bin Hussein, que se establecieron durante la revolución árabe contra los Otomanos. Justo en frente había unas rocas inmensas junto a unas duras que daban unas ganas increíbles de tirarse por ellas y revolcarse en la arena. Esta fue nuestra novena parada.

La décima y última parada la hicimos en una gran explanada dónde fuimos a ver el atardecer. Siempre digo que cada sunset es especial, según el lugar y el contexto. No sé si esté será el más bonito que he visto pero lo que sí puedo decir es que es uno de los que nunca olvidaré. Realmente me sentía ¡como Matt Damon en otro planeta!

Atardecer en Wadi Rum

El desierto de Wadi Rum se puede hacer por tu cuenta si tienes un coche adecuado para ello. Te aconsejo que hagas la Excursión 4×4 ya que verás gran parte del desierto de forma más rápida si cuentas con poco tiempo. Si vas varios días también puedes hacer algún trekking por tu cuenta. Como en todos los desiertos también se ofertan excursiones a camello, pero esto por favor no hacerlo, hay que intentar erradicar el maltrato animal de estos sitios turísticos.

¡Importante!

Te aconsejo que a un país como Jordania no viajes sin Seguro de viajes. Aunque en las fotos este destino parezca un remanso de paz, lo cierto es que accedes a sitios que puede resultar un poco peligrosos si no vas con cuidado. Os dejo un 5% de descuento con Seguro de Viajes Mondo.

Cuando llegamos a nuestro campamento beduino de Jamal Rum Camp, nos dimos una ducha enseguida porque estábamos de polvo hasta las cejas. Pasado un tiempo nos llamaron para la cena y ¡vaya cena! Nos llevaron a la parte de atrás del campamento. Tuvimos que empezar a alumbrar con las linternas porque no se veía nada. Empezaron a quitar piedras de la arena y de después de quitar una alfombra sacaron una especie de estructura metálica con ¡pollo y verdura dentro! Fue toda una sorpresa, ya que yo no tenía ni idea de esta forma tan típica de cocinar que tienen los beduinos: El Zarb. Al parecer introducen los alimentos en un agujero en la tierra y son cocinados con carbón durante varias horas. Las verduras estaban riquísimas y aparte nos tenían preparado en la haima un Buffet con pan, arroz, salsas, bebidas y dulces.

La estancia en Jamal Rum Camp más la excursión en 4×4, el almuerzo, la cena típica beduina y el desayuno del día siguiente nos costó 110€ las 2 personas y lo concretamos todo directamente con ellos. Además, nos fueron a recoger al Wadi Rum Visitors Centre y al día siguiente nos llevaron súper temprano al lugar dónde habíamos quedado con nuestro taxista. Este campamento ¡fue todo un acierto!

Otra de las cosas que no puedes dejar de hacer en Wadi Rum es ver el amanecer. ¿Quieres ver cómo fue? Te lo cuento todo en el post de mi segundo día en Jordania.

Este día fue genial gracias a él, ¡Mohamed!

Deja un comentario

Menú de cierre