Día 4: Wadi Mujib y Mar Muerto

Barranquismo en Wadi Mujib y Atardecer en Mar Muerto

Habíamos empezado el día culturizándonos en Madaba y el Monte Nebo y ahora tocaba la gran aventura del viaje: barranquismo en Wadi Mujib. Luego terminaríamos nuestra tarde viendo uno de los mejores atardeceres de nuestra vida. Hacer barranquismo era una de las cosas que más teníamos ganas de hacer pero que a la vez también nos daba un poco de miedo. ¿Crees que conseguimos llegar hasta el final? Sigue leyendo y te lo cuento.

WADI MUJIB

Desde El Monte Nebo hasta el Wadi Mujib Adventure Center hay aproximadamente una hora. Verás perfectamente el edificio de la carretera y podrás aparcar en el parking que es gratuito.

Wadi Mujib es una reserva natural a los pies del Mar muerto que es reserva de la Biosfera. Esta reserva natural es la de menor altitud del mundo ya que se encuentra a 410 metros bajo el nivel del mar. Las altas montañas que se extienden por los laterales de este cañón pueden llegar a alcanzar los 900 metros de altura, lo que le hace ser un entorno espectacular.

En esta zona suele llover mucho durante el invierno por lo que las actividades de barranquismo en este lugar solo están disponibles del 1 de abril al 31 de octubre y en horario de 8.00h a 15.00h.

Inicio ruta El Siq, Wadi Mujib

Cuando entras en Wadi Mujib Adventure Center hay una persona que te explica los tipos de circuitos que hay:

  • The Siq Trail. Esta es la ruta de dificultad más moderada. Se tarda unas 2h ida y vuelta y cuesta 21JD = 25€ aproximadamente por persona. Esta ruta la puedes hacer por tu cuenta, pero ten en cuenta que si no has hecho nunca barranquismo te puede resultar muy difícil y puede que no llegues hasta el final. La última salida es a las 15.00h.
  • The Canyon Trail. Esta ruta dura unas 4h ida y vuelta y es imprescindible ir con guía. La salida para esta ruta es a las 8.00h.
  • The Malaqui Trail. Ruta de unas 7h y la que también es necesario contratar el guía. Hora de inicio a las 8.00h.
  • Ibex Trail. Esta es una ruta de senderismo, no tiene nada de agua y va en paralelo al Mar muerto. Es imprescindible igualmente contratar guía.
Ruta El Siq, Wadi Mujib

Lo primero que nos dijo el chico es que era final de temporada y había mucha agua y especialmente en este año había llovido más de lo normal por lo que había mucha más agua que de costumbre. Así que no nos lo pensamos, era nuestra primera vez haciendo esta actividad y no queríamos arriesgar. 

El precio de guía es de 30 dinares = 35€ aprox. Y ¡menos mal! Nunca lo hubiéramos logrado sin la ayuda del guía.

A medida que íbamos avanzando veíamos a mucha gente parada que no sabía por dónde avanzar o gente que a mitad de camino se daba la vuelta. El guía nos indicaba en que piedra pisar o nos ayudaba cuando la corriente era demasiado fuerte y no podíamos por nosotras mismas.

Para mí, visitar este lugar fue la experiencia más alucinante del viaje. Era algo que nunca había hecho y nunca imaginé que iba a ser un lugar tan impresionante. La sensación de dejarte llevar por el agua a la vuelta entre esas inmensas paredes, mirando hacia arriba y escuchando el ruido del agua, nunca la olvidaré.

Imprescindible para hacer esta actividad:

  • Ser mayor de 18 años.
  • Estar medianamente en forma ya que a veces es necesario utilizar la fuerza o hay que nadar contracorriente.
  • Llevar bañador o ropa adecuada para el agua. Yo fui en bikini, pero aconsejo bañador porque la fuerza del agua es tal que a veces temí por quedarme sin él.
  • Calzado acuático. Yo llevé escarpines y fueron genial.
  • Bolsa sumergible para el móvil si quieres llevarlo contigo para hacer fotos o cualquier cámara acuática que podáis llevar bien sujeta. Allí alquilan una por 10JD pero si quieres llevar la tuya propia, en Decathlon o Carrefour también las venden.

MAR MUERTO

El Mar Muerto, en realidad no es un mar si no un lago salado. Un lago el cual no tiene ninguna salida de agua y esto hace que acumule todos los minerales que recibe.

Se encuentra a 435 metros bajo el nivel del mar y tiene una salinidad y densidad muy alta y esto hace que no tengas que hacer nada de esfuerzo para flotar. Hay que tener mucho cuidado en el contacto con el agua, a mí me cayó una gota de agua en el ojo y ¡creía que me quedaba ciega! Además, después de venir de Wadi Mujib tenía varias heridas en las rodillas y al contacto con el agua irritaban bastante.

La visita al Mar Muerto la dejamos para para lo último del día y fue la opción más acertada ya que después de la actividad en Wadi Mujib es lo mejor para relajarte y el atardecer, es de los más bonitos que he visto nunca. Aunque cada atardecer en Jordania fue especial, creo que este está en el número 1 seguido del atardecer en el desierto de Wadi Rum.

Dead Sea

Eran casi las 3 de la tarde y nos moríamos de hambre. Nos fuimos directas al Oh Beach Resort Dead Sea, un hotel a pie del Mar muerto. Pagamos 20JD por el acceso + 20JD por comer en su restaurante Buffet. No teníamos suficiente efectivo en dinares jordanos y no podíamos pagare en tarjeta, pero nos dejaron pagar en €, hicimos la conversión con el móvil y le dimos 49€ cada una. Mucho más económico que casi los 200€ que había que pagar en un hotel así.

A lo largo de la costa hay zonas de acceso libre, pero aconsejo acceder a una playa privada del Mar Muerto por varias razones:

  • Tienes acceso a todos los servicios del hotel. En el caso del Oh Beach Resort a sus piscinas, bares y restaurantes, playa privada y duchas.
  • Abajo en la playa te espera un chico con barro dónde te puedes embadurnar con facilidad.
  • Tienes duchas y vestuarios donde cambiarte. Créeme que después de bañarte en el Mar Muerto estarás deseando quitarte la sal de encima.
  • Hay hamacas y espacios dónde relajarte. En mi caso, después de venir de Wadi Mujib, solo tenía ganas de tumbarme.
  • Los restaurantes son escasos y caros, por lo que no tendrás que andar buscando dónde comer.

Nosotras llegamos sobre las 3 y nos fuimos directas a comer. El buffet no era tan variado como para los 20 dinares que costaba, pero bueno teníamos mucha hambre y la verdad que lo que probamos estaba bastante bueno, además nos pusimos a comer fuera en la terraza y las vistas eran una pasada por lo que finalmente sentimos que el dinero estaba bien amortizado.

Estuvimos un rato en la piscina del hotel, con música árabe de fondo y tomándonos un café ya que después de comer y con ese ambiente tan relajado nos entró morriña.

Después de darnos el baño en la piscina, bajamos a la playa dónde había un chico con unos cubos grandes llenos de barro para embadurnarnos. Después de llenarnos de barro hasta las pestañas, había que esperar unos 15 minutos a que se secara y luego quitárnoslo con agua. La verdad que es una experiencia que no te puedes perder, no te imaginas como se te queda la piel después de quitártelo, ¡como el culito de un bebé!

Una de las mejores experiecias del Mar Muerto, embadurnarte de Barro

¡Ojo! Para tu visita al Mar Muerto llévate un bikini/bañador que no le tengas mucho cariño. La sal del Mar Muerto lo estropea muchísimo y también te lo llenarás de barro.

Y por fin llegó el gran momento, nos metimos en el agua ¡a flotar! Es una experiencia rara ya que no estamos acostumbrado a no hacer esfuerzo por flotar, perfectamente te puedes poner a leer un libro tirada en el agua, es realmente impresionante. Otra actividad que no te puedes perder si vas a Jordania, y después de disfrutar de este mágico momento, nos despedimos del Mar Muerto con este mágico atardecer, el mejor sin duda de Jordania y de los más bonitos que he visto en mi vida. Ver cómo iban cambiando los colores del cielo a medida que se iba escondiendo el sol ¡fue brutal!

Mar Muerto, Jordania
Atardecer en el Mar Muerto, Jordania

En el siguiente post os cuento ¡mi primer día en Amman!

Deja un comentario

Menú de cierre